Visita al Parque Arqueológico de Carranque


6 de abril de 2024

Parque Arqueológico de Carranque. Joya del mundo romano.

El Parque Arqueológico de Carranque está constituido en torno a una villa romana que se encuentra a 5,3 kms. de distancia del municipio de Carranque (Toledo), en dirección Noroeste, formando parte de su término municipal, lindando con la Comunidad de Madrid. Conocido arqueológicamente como el yacimiento de Santa María de Abajo de Carranque, este enclave surgió en un momento altoimperial como centro de explotación de los recursos agrícolas del entorno y que en época tardorromana se configuraba ya como importante centro de poder de un territorio aún por definir y caracterizar.  La Casa Materno y torcularium, como parte residencial de la villa romana de origen altoimperial, formada por una vivienda de planta única junto con un edificio para la elaboración de aceite y vino. Una gran mansión, villa romana, con todas las infraestructuras para habitarla. Su extensa colección de mosaicos conservados recrea los grandes temas mitológicos presentes en el arte romano. El Mausoleo, como edificio funerario para acoger los restos del propietario de la villa y su familia. El Edificio Palacial, como edificio civil de representación, de sólida construcción y espléndida decoración.

Fuente: WEB oficial del Parque Arqueológico de Carranque.

Illescas estuvo poblada desde la época prehistórica. La leyenda remonta su fundación al año 2621 a. de C. por los griegos curetes que la denominaron Ilarcuris. Los datos ciertos más antiguos, son los proporcionados por las excavaciones realizadas en el yacimiento de El Cerrón, donde se asentó un poblado celtibérico desde fines del siglo V al siglo II a. de C. Estuvo habitada también en época romana. Tras la invasión árabe de la península, en el año 711, se construyeron un alcázar y algunas fortificaciones. Posteriormente fue tomada en 1085 durante el proceso de reconquista de Toledo por Alfonso VI.  El 21 de marzo de 1154, el Rey Alfonso VII firmó una Carta de Trueque por la que hacía entrega al Obispo Segoviano, Vicente, de las villas de Aguilafuente en Segovia y Bobadilla en Toledo, a cambio de la villa de Illescas. El siglo XVI comenzó marcado por el importante patrocinio que ejerció el Cardenal Cisneros, fundador de un pósito, del convento de las Concepcionistas Franciscanas y del Hospital de la Caridad. Por encargo suyo se restauraron el alcázar y el recinto amurallado. Desde 1575 el concejo ejerció el gobierno municipal de forma autónoma quedando organizado en dos diputados por cada estado. A principios el siglo XIX, las tropas francesas habían desmantelado un monasterio de franciscanos descalzos, y los restos del edificio fueron vendidos en la segunda desamortización. Se inició un lento desarrollo a finales del XIX, a lo que contribuyó la llegada de la línea férrea hacia 1876 y con ella la mejora de las comunicaciones. Con la llegada del siglo XX comenzó una lenta recuperación demográfica acompañada de la expansión de su casco urbano y de un gran desarrollo industrial del sector servicios.

Fuente WEB Ayuntamiento de Illescas.