Conferencia: Fra Angélico, pintor humano, pintor divino


 Martes 22 de Octubre 18:30
Ponente: Maria Martin Sánchez

 

Nació en 1395 en Vicchio, Toscana (Italia).

En 1407 ingresó en el convento dominico de Fiesole. Entre 1409 y 1418 estuvo exiliado junto con el resto de la comunidad, por su oposición al papa Alejandro V.

En el año 1438 empezó a pintar el convento de San Marcos, en Florencia. En 1447 fue a Roma, donde inició la decoración mural de la capilla de Nicolás V, en el Vaticano.


Prior del convento de Fiesole entre 1448 y 1450, siguió trabajando en Roma y Florencia. Se cree que inicialmente fue discípulo de Lorenzo Monaco, cultivador del estilo gótico internacional. Desde ese punto de partida añadió a su lenguaje pictórico las aportaciones de Masaccio, enriquecidas con un hallazgo genial: el uso de la luz con una intención no naturalista, sino estética y expresada a través de un uso inteligente del color. Su pintura es sobre todo religiosa y está dominada por un espíritu contemplativo. Concibe la pintura como una especie de oración.

Sus temas más frecuentes y característicos son la Virgen con el Niño, la coronación de la Virgen y la Anunciación. En sus representaciones del paraíso pinta con dedicación y amor las flores y hierbas de los prados por donde caminan los elegidos. Una de sus obras más importantes es “El Descendimiento“, en el que se presta más atención a la veneración y amor de los santos que al sufrimiento de Cristo. Fra Angélico parte del gusto preciosista y delicado del gótico internacional, enriquecido con el interés por la perspectiva característico de la época. Insiste más en la línea que en el color. Por sus temas, por su tratamiento de la naturaleza, por su incorporación de la arquitectura, es sin duda renacentista.

La mayor parte de sus obras se conservan en el claustro, las celdas y las salas del convento de San Marcos (Florencia), que están cubiertas de murales de fra Angélico con escenas y figuras religiosas “Dos dominicos atendiendo a Jesús peregrino“, “San Pedro Mártir“. De entre los frescos de la capilla del papa Nicolás V, en el Vaticano, destacan “La leyenda de san Esteban” y “La leyenda de san Lorenzo“.

Fra Angélico falleció en Roma el 18 de febrero de 1455.